DON BOSCO – HOMBRE DE FE

Nos acercamos a la festividad de San Juan Bosco, hoy a las 20:00 h celebraremos en la Iglesia Santuario de
María Auxiliadora el primer día del Triduo en su honor. Desde la Hermandad realizaremos, en los próximos
días, repasaremos las virtudes a imitar en Don Bosco, modelo de santidad en nuestras vidas. Comenzaremos
conociendo a Don Bosco como hombre de fe. 
 Hombre de fe 
 Son múltiples los testimonios en los que argumentan que la fe fue el fundamento y centro de la vida y obra
de Don Bosco. 
Las actitudes de fe de Don Bosco se pueden resumir en ocho puntos tal y como se muestra a continuación.
1) Constante preocupación por conocer la voluntad de Dios respecto a su vocación, a la elección de estado,
al proyecto de vida, juntamente con una total disponibilidad a seguirla y secundarla por medio de la
obediencia a sus guías y superiores. 2) Persuasión de estar bajo una presión de lo divino, de que Dios estaba
presente e intervenía en su vida. 3) Ilusión y cuidado de buscar siempre y en todo sólo la “gloria” de Dios y la
salvación de las almas. 4) El saber mirar las cosas, los acontecimientos y las personas desde Dios. 5) Actitud
esperanzada y hasta optimista sobre el futuro de la Iglesia católica y de la fe cristiana. 6) Celo incansable y a
toda prueba en propagar la fe cristiana, en defenderla contra los errores y los herejes; celo sacrificado y
creativo en atender espiritualmente a los demás, para poder educar cristianamente a los jóvenes. (Su
insistencia en la “salvación de las almas” y su horror al pecado son una expresión concreta de su fe). 7)
Espíritu misionero. 8) Preocupación por suscitar, formar y mantener las vocaciones eclesiásticas. 
Para Don Bosco, la fe es fundamental ya que la fe es la que lo hace todo (Memorias biográficas de Don Bosco
1939), es la base y garantía de la fecundidad del apostolado (Memorias Biográficas de Don Bosco 1912).
Las características de su fe son claras y permiten mostrarlas de forma esquemática en 12 puntos. 1) Una fe
fuerte que no sucumbe ante las dificultades, que las sabe afrontar y combatir. 2) Una fe entera que acepta
todas las verdades y todas las consecuencias de la misma. 3) Una fe llena de esperanza y confianza, fuente
de calma y serenidad, origen de la paz y de la fortaleza en las dificultades. 4) Una fe sencilla, sin expresiones
raras, difíciles o llamativas, centrada en el cumplimiento de los deberes de cada día, vivida en lo cotidiano. 5)
Una fe existencial y concreta propuesta en modelos concretos y normales, en vidas de santos simpáticos y
asequibles a los jóvenes; atrayentes para su psicología juvenil. 6) Una fe alegre, basada en la convicción de
que la alegría y la vida cristiana no están en contradicción; que la vida cristiana no sólo no es triste por
naturaleza, sino que necesita naturalmente expresarse en la alegría. Su frase “servir al Señor con alegría”,
expresa y sintetiza su convicción. Fe, fuente de felicidad (Memorias Biográficas 1917). 7) Una fe
comprometida, cargada de obras de caridad y de asistencia, de abnegación por los demás. 8) Una fe
escatológica, orientada a la vida eterna, propuesta y vivida en íntima relación con los “novísimos”,
especialmente con la muerte serena y alegre y con la felicidad eterna del cielo. 9) Una fe sujeta a pruebas.
“Alguna prueba es necesaria para reexaminar un poco la fe”. 10) Una fe realista, que conoce su fragilidad y
acepta los medios para conservarla y hacerla crecer: oración, eucaristía, confesión, María, buenas lecturas,

instrucción, ambiente adecuado, huida de las ocasiones malas. 11) Una fe antropológica que tiene en cuenta
todo el hombre, también su cuerpo y su momento presente. 12) Una fe eclesial, sensible a los
acontecimientos de la Iglesia y vivida en profunda unión con el Papa y los Obispos. 

Fuentes 
“Memorias biográficas de Don Bosco.” En X, 90. 1939. 
“Memorias Biográficas de Don Bosco.” En VIII, 732. 1912. 
“Memorias Biográficas.” En IX, 937. 1917.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: